21 abr. 2011

Mala digestión

Una siesta de verano del año 99 Cuando el grupo de música bailantera “Tropimix” Famoso en buenos aires, pero que cuyo auge fue a mitad de esta década, andaba de gira por Cuyo.
Después de tener una exitosa presentación en san Luis, partieron en viaje a la ciudad de san Juan, para tocar en el boliche Hugo” .
cuando venían en viaje, cerca del medio día , por el desierto a la altura del  Encon,  de repente tuvieron un choque, el auto empezó a carretear, y se salio de la ruta, estaban tan sorprendidos como doloridos, pero no les había pasado mas que un par de traumatismos, suerte que no tuvo el auto al cual se le destruyo el radiador, se bajaron y vieron que habían impactado  con una cabra macho(matucho) , debatieron si alguno la había visto atravesar, pero ninguno supo de donde fucking mierda vino, después de llamar a la grúa, pasaron 2 hs y el hambre empezó a molestar demasiado, la languidez ahorcaba, decidieron  comerse el animal, de proporciones mucho mas grande de los convencionales,  no se hablo más y emprendieron la tarea de asarlo  , para suerte de ellos a pocos metros se encontraba une ejemplar enorme de algarrobo, con una sombra inconmensurable, que supo paliar los 45 grados que se sentían a la vera de la ruta, unos buscaron leña y otros comenzaron a carnearla.  Comieron y bebieron a discreción, casi cuando terminaron llego la grúa, y detrás el colectivo con los instrumentos, después de tantas pálidas empezó a salir todo bien. antes de seguir en viaje a uno se le ocurre cortarle la cabeza al  animal, debido a que era muy peculiar su forma, con el objeto de ponerla en la pared de su casa, cuando llegan al control policial que une las provincias de san Juan y san Luís, se prestan al control rutinario, uno de los gendarmes que estaba trabajando , observo que del baúl chorreaba sangre y el mismo  pregunto al chofer del colectivo  que? era eso ,el conductor le contó la historia, el gendarme no le creyó y pensó que era un animal victima de la caza furtiva, muy común en la zona,  por ende procedieron a abrir la bodega del micro, cuando lo hacen se encuentran con la sorpresa de que no era la cabeza de la cabra si no la de un señora, se han comido a un bruja!!!, dijo el gendarme, que de por suyo creía en esas cuestiones míticas,  el gendarme se pego un tiro  pego un tiro y los otros todavía están en un manicomio.
(se tiene como mito que las brujas se trasformen en animales para camuflarse, en el día.)